Publicado el

El emprendedor, definiendo una idea de negocio

Contenido

  1. Introducción
  2. Definiendo una idea
  3. Apoyo y asesoría
  4. Plan de negocios
  5. Análisis DAFO

 

  1. Introducción

Cuando se decide emprender, surge una gran cantidad de dudas y preguntas que son necesarias aclarar, además de solicitar ayuda y asesoramiento legal, en un despacho de abogados con especialistas en el tema,  para evitar errores que pudieran costar dinero, tiempo y esfuerzo.

Definir la idea, tomar la decisión definitiva, realizar un plan de negocios, realizar todos los análisis correspondientes del negocio, realizar el análisis exhaustivo del plan o modelo de negocios, realizar un análisis del mercado, definir estrategias de marketing y ventas, definir público o mercado cautivo, son todos necesarios para poder llevar a cabo la puesta en marcha de la idea o negocio ya concretado.

Durante todo el proceso, es necesario contar con una buena asesoría legal, bien se trate de un negocio regular o una franquicia, para ello es útil y necesario tener un despacho de abogados, que cuente con todos los expertos en cada materia en cuestión, esto con el fin de poder establecer un negocio con una estructura formal y legal adecuada.

  1. Definiendo una idea

¿Qué quieres hacer?

¿Cómo lo quieres hacer?

¿Cuándo lo quieres hacer?

¿Dónde lo quieres hacer?

¿Qué quieres conseguir?

¿Hasta dónde quieres llegar?

¿Con quién quieres trabajar?

¿Qué recursos necesitas?

¿Cuántos recursos tienes disponibles?

 

Despejar todas estas dudas, se hace necesario, para poder darle forma a una idea, y proceder a crear el negocio soñado.

Muchas veces se cree que la idea está  muy clara, pero al llegar a realizar estas preguntas,  el emprendedor se da cuenta

 

  1. Apoyo y asesoría

A  la hora de iniciar el proceso para la creación del emprendimiento, se deben realizar asociaciones estratégicas con una gran cantidad de profesionales, los cuales deben estar dispuestos a realizar la asesoría correcta en cada área.

Existen ámbitos en los cuales, se debe invertir para poder llevar a cabo el proyecto, antes, durante y después.

Lo primero es buscar la asesoría de un despacho de abogados, especialistas en el área de derecho mercantil, asesores financieros, contables, expertos en la selección del recurso humano capacitado de acuerdo al objeto del negocio, asesores en el área de derecho inmobiliario, en caso de necesitar un local desde donde operar, asesores en el área de arquitectura e ingeniería.

Como se puede observar, siempre se deben realizar asociaciones estratégicas con empresas especialistas en su área, para poder llevar a cabo la puesta en marcha del emprendimiento o negocio que se desea iniciar.

  1. Plan de negocios

En plan de empresa o plan de negocios, es un documento que se realiza con el fin de conocer la factibilidad del negocio, en este documento se recoge o se define la actividad u objeto de la actividad a desarrollar, se realiza la planificación a corto, mediano y largo plazo, la valoración de los riesgos, la capacidad financiera de la empresa, la viabilidad del negocio, las debilidades y fortalezas, la competencia, el mercado y el público objetivo, entre otros factores a determinar.

Un plan de negocios debe contemplar los siguientes aspectos básicos:

  • Presentación de la empresa y resumen del proyecto: descripción general de los principales aspectos de la iniciativa, objetivos, misión y visión de futuro.
  • Análisis de la idea de negocio: estudio del mercado, estrategia de salida, identificación, análisis y cuantificación de los principales riesgos asociados a la iniciativa.
  • Ubicación y local: elección del lugar donde has decidido ubicar tu empresa, las necesidades de espacio y logísticas.
  • Organigrama, recursos y organización: detalle de los recursos necesarios para hacer realidad el proyecto, así como la estructura organizativa (roles y perfiles de los promotores, personal a contratar) para llevarla a cabo.
  • Elección de la forma jurídica: identificación de los factores que deben tenerse en cuenta a la hora de elegir la forma legal más adecuada para el desarrollo de la actividad empresarial. Factores como la responsabilidad de los socios, la fiscalidad del negocio, el compromiso de los bienes previos al inicio de la actividad, la necesidad de financiación externa, entre otros aspectos legales, que se pueden definir con el despacho de abogados a contratar para tal fin.
  • Mercado potencial: definir el público objetivo, definir a quien va dirigido el servicio o producto, se realiza un análisis de los hábitos de compra de los futuros clientes.
  • Herramientas de gestión empresarial: se evalúan las diferentes herramientas de gestión empresarial necesarias para tomar la mejor decisión y las estrategias a seguir de acuerdo a la evaluación realizada.
  • Estrategia de marketing y ventas: ya definido el público a quien se dirige tu producto o servicio, se analiza qué necesidad resuelve y se diseña la estrategia de mercadeo para poder realizar el plan  de ventas y aproximación a los clientes.
  • Análisis de la competencia: identificación y análisis de la competencia en los diferentes mercados en los cuales quieres desarrollar la actividad.
  • Plan Económico Financiero: se realiza la descripción del modelo de explotación y el detalle del plan financiero con los recursos económicos necesarios en cada fase de la iniciativa: el plan de tesorería, la cuenta de explotación, plan de inversiones, la estructura de los recursos financieros. Está información determinará la viabilidad económica del proyecto, es decir, si posee la solvencia, rentabilidad y liquidez necesaria para llevarse a cabo.
  • Alianzas Estratégicas: se realiza un análisis de las alianzas que pueden ser complementarias y estratégicas en los diferentes ámbitos (desarrollo de la iniciativa, ventas, inversores).
  1. Análisis DAFO

El análisis DAFO, también conocido como análisis FODA, es una herramienta de estudio de la situación de una empresa, institución, proyecto o persona, analizando sus características internas (Debilidades y Fortalezas) y su situación externa (Amenazas y Oportunidades) en una matriz cuadrada

Una vez tengas clara la idea de negocio, puedes definir las debilidades, amenazas, fortalezas y oportunidades.

Las Amenazas y Oportunidades son factores externos a tu proyecto. Las Debilidades y Fortalezas son internas. Haz tu esquema y define con claridad sobre qué te puedes apoyar y qué necesitas fortalecer para hacer de tu proyecto algo sólido.

El análisis interno, consiste en detectar las fortalezas y debilidades de la empresa que originen ventajas o desventajas competitivas. Para ello se estudian los siguientes elementos:

  • Producción: capacidad de producción, costos de fabricación, calidad e innovación tecnológica.
  • Marketing: línea y gama de productos, imagen, posicionamiento y cuota en el mercado, precios, publicidad, distribución, equipo de ventas, promociones y servicio al cliente.
  • Organización: estructura, proceso de dirección y control y cultura de la empresa.
  • Personal: selección, formación, motivación, remuneración y rotación.
  • Finanzas: recursos financieros disponibles, nivel de endeudamiento, rentabilidad y liquidez. Investigación y Desarrollo. Nuevos productos, patentes y ausencia de innovación.

El análisis externo, se refiere a identificar y analizar las amenazas y oportunidades del mercado dentro del cual va a funcionar la empresa, y se deben tener en cuenta las siguientes áreas de estudio:

Mercado: se debe definir el target y las  características del mercado en cuestión, analizar el mercado, como son el tamaño, segmento, evolución de la demanda, deseos del consumidor, entre otros aspectos, y otros comportamientos, como  tipos de compra, conducta a la hora de comprar, edad, frecuencia de compra, etc.

Sector: determinar las tendencias del mercado para averiguar posibles oportunidades de éxito, estudiando las empresas, fabricantes, proveedores, distribuidores y clientes.

Competencia: identificar y evaluar a la competencia actual y potencial. Analizar sus productos, precios, distribución, publicidad, etc.

Entorno: se refiere a los factores que no podemos controlar, como los económicos, políticos, legales, sociológicos, tecnológicos, etc.

¿Qué factores hay que contemplar en un análisis DAFO?

Fortalezas Internas:

  • Capacidades fundamentales en actividades clave
  • Habilidades y recursos tecnológicos superiores
  • Propiedad de la tecnología principal
  • Mejor capacidad de fabricación
  • Ventajas en costes
  • Acceso a las economías de escala
  • Habilidades para la innovación de productos
  • Buena imagen entre los consumidores
  • Productos (marcas) bien diferenciados y valorados en el mercado
  • Mejores campañas de publicidad
  • Estrategias específicas o funcionales bien ideadas y diseñadas
  • Capacidad directiva
  • Flexibilidad organizativa

Debilidades internas:

  • No hay una dirección estratégica clara
  • Incapacidad de financiar los cambios necesarios en la estrategia
  • Falta de algunas habilidades o capacidades clave
  • Atraso en Investigación y Desarrollo
  • Costes unitarios más altos respecto a los competidores directos
  • Rentabilidad inferior a la media
  • Exceso de problemas operativos internos
  • Instalaciones obsoletas
  • Falta de experiencia y de talento gerencial

Oportunidades externas:

  • Entrar en nuevos mercados o segmentos
  • Atender a grupos adicionales de clientes
  • Ampliación de la cartera de productos para satisfacer nuevas necesidades de los clientes
  • Crecimiento rápido del mercado
  • Diversificación de productos relacionados
  • Integración vertical
  • Eliminación de barreras comerciales en los mercados exteriores atractivos
  • Complacencia entre las empresas rivales

Amenazas externas

  • Entrada de nuevos competidores
  • Incremento en ventas de productos sustitutivos
  • Crecimiento lento del mercado
  • Cambio en las necesidades y gustos de los consumidores
  • Creciente poder de negociación de clientes y/o proveedores
  • Cambios adversos en los tipos de cambio y en políticas comerciales de otros países
  • Cambios demográficos adversos

Uno de los factores que se deben tener en cuenta a la hora de iniciar cualquier emprendimiento o negocio, es el recurso humano y las asociaciones estratégicas que se realicen, ya que a la larga, el conocimiento, experiencia y capacidad de cada una de las personas involucradas en el proyecto, son las que marcaran el éxito o fracaso del negocio en cuestión.

Tener un buen despacho de abogados como asesores legales, que tengan la capacidad experiencia, le dará la posibilidad de escoger la mejor personalidad jurídica, revisaran todos los documentos legales que tengan a bien firmar, le elaborarán los acuerdos necesarios y los contratos adecuados para cubrir toda la parte legal. Estos podrán cubrir toda la parte de derecho mercantil, derecho inmobiliario, derecho tributario, en fin cubrir todo el asesoramiento jurídico pertinente para que su negocio, antes, durante y  después de la puesta en marcha, este totalmente seguro en todos los aspectos legales.