Viajando a Holanda, donde las reglas cambian

Holanda es uno de los países más turísticos de toda Europa. Un país con un turismo al que se le relaciona directamente con el consumo de la marihuana, y que en gran parte es así, pero que además viaja al país de los tulipanes para disfrutar de los tesoros y las maravillas que nos brindan ciudades como Ámsterdam, Eindhoven o Utrecht entre otras. Porque lejos de lo que mucha gente piensa, Holanda tiene mucho que ofrecer más allá de los clásicos coffee shops en los que puedes encontrar todo tipo de productos para el cultivo de marihuana, el barrio rojo o las calles llenas de bicicletas.

A nosotros es un país que nos encanta y que no nos cansamos de visitar, por ello a través de nuestra experiencia, hemos querido preparar un post en el que te vamos a dar 5 razones por las que merece la pena viajar a Holanda, el país donde las reglas cambian. Presta atención y toma nota, esto te interesa.

Ciudades impresionantes

Aunque al hablar de Holanda lo más habitual es relacionar la conversación con los coffe shops y el barrio rojo, lo cierto es que los Países Bajos guardan unas ciudades simplemente impresionantes que se muestran como una auténtica delicia para nuestros ojos y que merece la pena no perderse.

Por encima del resto destaca Ámsterdam, la capital del país. Con un aspecto muy europeo y similar a Venecia, te enamorará desde el primer momento. Pero no solo merece la pena ver Ámsterdam, pues hay otras muchas ciudades como La Haya, Utrecht, Eindhoven o Rotterdam que son todo un placer para cualquier turista. ¡No te las pierdas!

Gente hospitalaria

Si algo destaca de los ciudadanos holandeses es su cercanía y hospitalidad. En Holanda la gente es muy receptiva, y lo notarás desde el primer momento en el que bajes del aeropuerto. Evidentemente hay de todo, pero cuesta encontrarte con personas antipáticas o que no estén dispuestas a ayudarte cuando sea necesario.

Muy buenas conexiones aéreas

Debido a su turismo, Holanda es un país que tiene muy buenas conexiones aéreas, por lo que no te será demasiado complicado encontrar un vuelo que se ajuste a tus necesidades y, lo mejor es que presumen de unos precios muy competitivos. Además, al ser un país no demasiado grande, viajar entre las diferentes ciudades que lo forman no será nada complicado, disponiendo de todo tipo de trenes o autobuses que por un módico precio te permitirán realizar un completo itinerario por las ciudades más prestigiosas de Holanda.

Paisajes llenos de flores

Uno de los elementos que mejor representan a Holanda son los tulipanes, la flor por excelencia de este país. De hecho, uno de los principales reclamos son las flores, que llenan los paisajes consiguiendo auténticas maravillas para la vista. Disfrutar de un atardecer en uno de estos paisajes no tiene precio.

Su gastronomía

La gastronomía holandesa es simplemente deliciosa, de hecho, aunque mucha gente no lo sabe, algunos de los principales chefs del mundo han nacido en Holanda. No puedes irte sin antes haber degustado algunos de sus platos más convencionales: Stamppot, Snert, el arenque o los deliciosos quesos de tetilla, todo un símbolo del país Orange.

Comments are closed, but trackbacks and pingbacks are open.