Cómo invertir inteligentemente 5000 euros diversificando

Pexels

A la hora de invertir hemos de tener en cuenta una máxima: para reducir nuestra exposición al riesgo hemos de diversificar nuestra cartera entre varios productos. Hay que hacerlo de manera eficiente, que nos permita poder manejarla sin volvernos locos, y hay que combinar operaciones a corto plazo y a largo plazo gestionadas a través de la mejor plataforma. El objetivo: una inversión segura con FinmarkFX.

Al final hay que tener una disparidad de productos que busquen la equidad que promovía Harry Markowitz cuando a mediados del siglo pasado definió y publicó su teoría del portafolio.

Markowitz, uno de los economistas más importantes de la pasada centuria –y Premio Nobel de Economía en 1990-, estableció que para tener éxito invirtiendo había que diseñar una cartera que emulase lo máximo posible nuestro perfil de riesgo buscando una rentabilidad media a lo largo de cada ejercicio.

Por ejemplo, si establecemos que queremos una rentabilidad media anual del 6%, hemos de tener productos que puedan ofrecernos el 10% pero con una importante volatilidad combinados con otros que solo nos den un margen de beneficios del 2%.

De esta manera reduciremos los riesgos y las variaciones del mercado no nos afectarán –en términos globales- tanto.

¿Qué productos podemos tener en nuestra cartera?

Las criptomonedas han estado de moda durante el primer semestre de 2018, en el que el bitcoin llegó a alcanzar los 20.000 dólares, y tienen aún un amplio margen de maniobra. Su volatilidad se ha calmado un poco –tuvieron sesiones de hasta el 30% de variación- pero en operaciones intradía nos puede dejar buenos réditos.

Si somos de los que podemos estar atentos al mercado de manera diaria, sería un buen producto para lograr rentabilidades a corto (incluso a largo, si sabemos jugar nuestras cartas y entendemos los insights del mercado).

La bolsa, por su parte, es un mercado más tranquilo que tiene un gran margen de maniobra para cualquier inversor: podemos acercarnos a él con la intención de operar a corto plazo, incluso en operaciones que se ejecutan y desaparecen en el mismo día –conocidas como trading diario-, y podemos optar por vivir más relajados en operaciones a largo plazo en las que busquemos dividendo.

Si hemos comprado criptomonedas y nos centramos en operaciones rápidas, nuestra recomendación es combinar con operaciones de bolsa en las que se busque la estabilidad y un dividendo anual. Hay valores como Enagás, cotizada en el ibex35, que ofrece un 6% de pago a sus accionistas cada ejercicio.

Otros productos interesantes para estar en la cartera de un inversor doméstico son las opciones y futuros, en los que se marcan precios futuros para ejercer operaciones. Se pueden establecer sobre cualquier materia prima o sobre fondos de inversión.

Por último, tenemos uno de los mercados más de moda entre los pequeños inversores, el de forex, en el que podemos tratar de ganar dinero invirtiendo en la paridad entre cualquier divisa –más conocida o exótica- del planeta.

 

Comments are closed, but trackbacks and pingbacks are open.